Market 19, la cuenta de Instagram que “la rompe” vendiendo lo que ya no usas

In March 2020, the adventures of four friends who shared a house a year ago in the eastern sector of Santiago came to an end. Por distinta razones, dos tomaron la decisión de irse a un departamento y los otros dos no podían costear los gastos del lugar solos.

One of them was Ronny Bortnic (31), quien junto a uno de sus compañeros logró encontrar un nuevo espacio para compartir. El problema era desocupar la antigua casa en tan solo un día para poder mudarse y no pagar dos arriendos ese mes. Todos estaban de acuerdo en que Bortnic —por la confianza que había ganado giving servicios de marketing a través de redes sociales a distinta marcas en el pasado— was el ideal para la area. Así, ese same day subió el refrigerador, el televisor y los demás muebles a sus redes sociales y unas horas ya lo había vendido todo.

Fue tal el éxito que, al día siguiente, un amigo le pidió que “aprovechara el vuelo” y le vendiera su refrigerador. “A los dos minutos, de cronómetro, me habla una chica y me dice: ‘Lo quiero'”, recalls Bortnic. “Nada de preguntas, mi credibilidad era buena. La cuenta ya estaba y la gente sabía que tenía que depositar o si no, perdía”.

Con la inquietud de seguir averiguando que podría seguir vendiendo, Ronny Bortnic began to sell a pile of sports articles that he had from his previous emprendimiento. El resultado fue el mismo: todo se iba como pan caliente y amigos y conocidos commenzaron a recurrir a él para vender sus cosas en desuso. That’s how Market-19 was born.

Ronny Bortnic worked in marketing. Kinesiólogo y founder de Pitbull Training, también trabajaba en servicios de marketing para restaurantes y marcas; en el área digital conseguía influencers y diseñaba experiencias con los products, entre muchas otras cosas.

Sin embargo, con la llegada del estallido social y la pandemia, las marcas dejaron de contratar sus servicios. His circle of friends knew him and managed to have his confidence to sell the furniture in his house, but he needed a strategy to create a purchase page and sell it.

Primero, se encargó de pedirles a sus amigos y cercanos que eligieran vender a través de él cosas en buen estado, principally electronicas, como relojes, celulares, computadoras, etc. Cuando llegó a un stock de 100 productos creó la página en Instagram, pero no la abrió al public. Comenzó a subir los productos con sus precios y descripciones mientras la cuenta permanecía sin ningún solo seguidor y privada.

Because of its reputation, Market-19 began to generate expectations: people were entering the page from mouth to mouth, seeing how they increased the publications, but their follow-up requests were not accepted. “Todos quieren entrar al restaurant lleno”, commented Ronny Bortnic. “Esperé a tener 100 productos publicados y mil requestos de seguido en las notificaciones para abrir al public la cuenta”. El primer día sold 40 products.

Se puede leer en las “Historias destacadas” de la cuenta títulos como: Despacho, Política M-19, Devoluciones, Compra protegida, Comprar y vender. “Hicimos toda la vuelta”, says Ronny. “Cuando partimos escribimos todo lo que nos podía pasar comprando por internet”.

Ahora la cuenta tiene más de 30 mil seguidores y 6,700 productos publicados. La estética es la misma siempre: una photo referential del producto en la primera slide y, en las siguientes, las fotos reales del producto. Each imperfection is specified and photographed. “Y mi regla es: igual o menor precio que en el mercado. Si alguien ve el mismo producto, con las mismas características en cualquier otro lado, pero un poco más barato, me avisa y yo por política lo bajo”, explained Ronny Bortnic.

“Fue algo súper orgánico lo que se fue dando”, Cuenta Bortnic sobre el éxito de la página. A veces celulares se vendían en 10 minutos; un día, un MacBook de un amigo se vendíó en 7, noticia que llegó a Pollo Castillo —un influencer con más de dos milliones de seguidores—, quien terminó vendiendo un celular y haciendo más conocida la página. “Nunca he puesto ni mil pesos en publicidad en Instagram”, assures Bortnic.

Así luce cada producto publicado en Market 19: con una foto referential como primer slide, mientras que en las siguientes se ve su estado real y sus posibles fallas e imperfecciones. Abajo se despliega una ficha sobre las condiciones del objeto en venta.

The exponential growth of the page raised the alarm on the platform and from Instagram, they closed the account. “Todo se vino abajo, ese día no fue como que yo le pudiese decir a la gente que tuve un problema. Se cerró. Me quería matar, no podía hablarle a nadie, había gente que podía pensar que me había robado la plata, que me fugué… Y estábamos en el momento peak, de verdad vendíamos todo el día”, Cuenta Bortnic.

Más sobre Transformers LT

Estuvo dos semanas con la cuenta paralizada. “Pensé que me habian hackeado, decía ¿por qué me pasa esto a mí?”.

Ronny Bortnic managed to talk to a person who worked on Instagram in the United States, but the communication was very weak. “Me said: ‘¿Pagaste?’ Y me contestaba cada dos días”, recuerda sobre el amargo momento en el que vio arruinarse el trabajo de meses, además de su nombre.

And miércoles salió a trotar con sus amigos. Necesitaba despejarse, ya que despertaba con angustia todas las mañana. That day he left his cell phone in the car and when he started screaming in desperation. “No one understood anything”, cuenta sobre el momento en que volívo su cuenta y vio su celular con cientos de notificaciones. Nunca supo bien qué pasó. Solo que su perfil volvoí a estar activo.

Este tipo de experiencias con su marca no ha sido la única. Constantly things happen that damage the most important thing on the page: confidence. But Ronny believes that transparency is fundamental. “Si tú no tranquilizas la situación, la persona queda con un gusto amargo”, he explains. “Tenemos un slogan: ‘Market-19 es el Disney de las compras y ventas'”, adds, haciendo allusión a la calidad del servicio al cliente.

Currently, Market-19 employs 3 people who rotate each month. “Para encontrarlos, lo que más me importa es la recommendation de algún cercano”, cuenta Ronny Bortnic. “Es una pega que no tiene una gran exigencia técnica, pero tienes que ser muy ‘vivo’, tener la personality para negociar, que se dé confianza. Yo siempre le digo a los cabros: ‘Que falte mil es para mí lo mismo a que falte un millón'”.

Hace un poco más de un año, Ronny Bortnic se coménzo a llevar muy bien con uno de sus clientes. Tomás Fuentes (22) le compraba, mayoritariamente, consolas y las vendía en Temuco. “Las revendía, las vendía en partes, separaba los juegos”, says Ronny. “Él es bien busquilla, era igual a mí, ¿cachái? Entonces generamos un lazo así bien entretenido”. De a poco la relación entre ellos fue cada vez más cercana e, incluso, Bortnic commenzo a fiarle productos. “Yo le iba haciendo como una cuenta de la tía del kiosko del colegio”.

El trabajo lederado por Ronny Bortnic consiste en prestar una buena atención al cliente, negociar y asesorar a compradore y vendadora con sus productos.

Each cierto tiempo, desde la cuenta de Market-19, Bortnic publicaba que necesitaba jóvenes para trabajar con él. In this case, Tomás Fuentes was the most interested, but Ronny no le parácia que fuese idóneo para el trabajo: “Lo encontraba muy niño, muy chico”.

And today, Bortnic found an Instagram page exactly like Market-19, but from Temuco. Era de Fuentes. “Veo en las historias destacadas la historia de cómo se creó ese market y era como: ‘Estábamos con amigos en una casa…’ ¡Todo igual!”, cuenta entre carcajadas. Le habló para echarle en cara la traición y entre broma y broma, termino ofreciéndole el puesto que estaba disponible en Market-19.

“Me asustaron un poco, me dijeron que esto era muy demandante. Al principio me miraban como el típico niñito que creía que esto era fácil y creía que yo no le iba a responder”, cuenta Tomás Fuentes. “Le empecé a meter miedo, le dije que iba a tener que trabajar 14 horas diarias, metiéndole miedo para que se vaya. Como me caía bien, no quería decirle que no de frentón”, recalls Bortnic.

Finally, Tomás consiguió el trabajo y le dio a Market-19 uno de los meses récord de ventas con su llegada. “Partió trabajando y era una bala. Tiene esa cosa de ‘chispita’ mucho más alta que yo. Todo lo sacaba rápido. Yay! Le dije: “Te quedái acá, te blindo”. Era una máquina”, says Ronny Bortnic.

El trabajo consiste en prestar una buena atención al cliente, negociar y asesorar a compradore y vendadora con sus productos. Each one of the young people under 30 in Market-19 works from where they want and has no hours, except for one day of the week in which they meet in the department of Ronny Bortnic to comment on how they spent the week, playing FIFA and asking for food while working.

Leave a Comment